Las distracciones pueden invadir cualquier espacio laboral. Desde un punto de vista global, podría parecer que tienen un impacto insignificante, pero al acumularlas, pueden mermar seriamente la productividad. De hecho, las empresas pierden 31 horas de trabajo por semana debido a actividades que afectan la atención de los empleados, lo que equivale a perder toda la productividad de un empleado.

Laura Martinez Molera comparte cinco consejos para concentrarse en el trabajo y mejorar la productividad que hemos adaptado para nuestros lector por su gran utilidad.

1) Planifica el día laboral con un proyecto principal en mente.

¿Te ocupas de la tarea más tediosa apenas llegas a trabajar? ¿O la pospones hasta que ya no tienes escapatoria? Priorizar el proyecto principal en lugar de otras tareas menos relevantes es crucial para la productividad. Los seres humanos tenemos una predisposición cognitiva a completar el mayor número de tareas posibles por la sensación de satisfacción que nos aporta completar tareas, sin importar realmente su importancia.

Por eso, primero solemos ocuparnos de muchas tareas sencillas y cortas, y posponemos el proyecto principal. Tachar elementos de la lista de tareas es adictivo. Pero debes resistir la tentación de completar primero las tareas simples. Al ser cortas y rápidas, puedes finalizarlas sin problemas al final del día. Las tareas más importantes tienen plazos de entrega mucho más exigentes y consumen mucho tiempo y esfuerzo. Por lo tanto, ocúpate primero de ellas para evitar tener que hacerlas apurado a último momento.

Maneja un listado de actividades, describe las tareas más demandantes y pon los plazos de entrega. Trata de ocuparte de los proyectos principales en las mañanas.

El período de mayor rendimiento cerebral comienza dos horas después de despertarse y dura hasta el almuerzo. No tiene sentido desperdiciar estas horas de máxima productividad con tareas que podrías realizar con un mínimo de esfuerzo.

El final de la jornada laboral es el peor momento para hacer el trabajo más significativo. Habrás agotado toda la energía del día completando tareas superficiales. En resumen, tienes dos formas de abordar el proyecto principal: puedes regocijarte por haberlo terminado o posponerlo para el día siguiente, repitiendo un círculo vicioso de procrastinación.

2) Bloquea las distracciones obvias para aumentar la concentración.

Solemos pasar mucho tiempo en las redes sociales, revisando cuántos likes nos han dado, o que hay de nuevo. Así que cuando nos demandan la entrega de un trabajo o recordamos una actividad urgente a resolver, nos cuesta y mucho enfocarnos. ¿Sabías que tardamos 23 minutos en volver a concentrarnos en la tarea original después de una interrupción? Las distracciones solo conllevan más distracciones.

¿Cómo enfrentar las distracciones? Podrán sonar drásticas, pero en sí son muy útiles. Guarda el celular o la tablet y manténlo allí. Si te necesitan localizar usa Whatsapp en la computadora. Descarga un bloqueador de páginas web como Block Site o StayFocusd, así evitas andar revisando sitios que pueden afectar tu concentración.

Revisa tu correo electrónico cada ciertos períodos. Hay cifras que apuntan que pasamos 20.5 horas de nuestra semana laboral leyendo y respondiendo correos electrónicos, lo que representa la mitad de nuestra semana de trabajo.

3) Haz pausas breves.

Según investigadores de la Universidad de Illinois, trabajar en forma ininterrumpida, con el tiempo, afecta la concentración. Hacer pausas breves a lo largo del día es lo que te ayuda a conservar la atención.

“El cerebro registra los estímulos constantes como eventos sin importancia; incluso hace que, con el tiempo, no los percibamos”, explica Alejandro Lieras, director del experimento. “Y si sostener la atención en una sensación hace que dejemos de percibirla, sostener la atención en un pensamiento podría hacer que dejemos de pensar en este”.

Lieras describe una tendencia psicológica denominada habituación. Un ejemplo es cuando te pones una camisa a la mañana y reconoces el roce de la suavidad de la tela con la piel. Pero luego de cierto tiempo, el cerebro se acostumbra a la camisa y ya no percibirás su suavidad. Lo mismo sucede en el trabajo. Intentar enfocarse ininterrumpidamente en un proyecto, con el tiempo, termina afectando tu nivel de atención.

Estamos programados mentalmente para reconocer el cambio y reaccionar a este. Tomar descansos mentales le permite el cerebro distanciarse del trabajo. Al retomar el trabajo, percibirás la tarea con otros ojos y lo abordarás con mayor entusiasmo.

Hay muchas técnicas de productividad que se basan en los recesos mentales breves, como la técnica Pomodoro, en la que trabajas durante 25 minutos y luego descansas 5. Un estudio que llevó a cabo Draugiem Group también reveló que los empleados con la productividad más alta trabajaban durante 52 minutos y luego descansaban 17.

4) No te llenes durante el almuerzo.

Un almuerzo muy pesado no es recomendable, pues sereduce la agudeza mental. El sistema digestivo gasta tanta energía para digerir las grasas y los carbohidratos que la circulación de oxígeno al cerebro disminuye. Esto destruye la capacidad de concentración.

Lo recomendable es comer sano en la mañana y tener pequeñas comidas como frutos secos o fruta picada a la mano para cuando sientas necesidad. Esto estabilizará tu glicemia y te ayudará a combatir el hambre. Comerás menos y elegirás opciones más saludables para almorzar, lo que te permitirá mantenerte concentrado el resto del día.

5) Limita las distracciones auditivas.

El ruido de fondo de la oficina, como las conversaciones entre colegas o el sonido de los teclados, puede arruinar la concentración. Según diversos estudios, el ruido ambiental genera estrés, lo que activa la liberación de cortisol en el organismo.

La función del cortisol es reducir la sensación de estrés inicial, para que el cuerpo pueda regresar a un estado de homeostasis. Pero una cantidad excesiva de cortisol afecta la corteza prefrontal, el área cerebral encargada de regular la habilidad de planificar, razonar y recordar cosas.

Estos ruidos sutiles, pero potentes, interrumpen la concentración, así que invierte en unos auriculares aislantes de ruido o busca un lugar tranquilo para trabajar.

Gracias por ser parte de Community Networker. Seguimos comprometidos en apoyarle en su proceso de consolidación en el sur de la Florida. Comparta con nosotros en nuestras redes sociales y recuerde comentarnos sobre sus intereses en temas de mercadeo digital, emprendimiento, networking y estrategia empresarial.