EN | ES

Cuídate de una ola de calor

En pleno verano y con altas temperaturas al aire libre, es tiempo de prestar atención y cuidarnos. Seamos preventivos y evitemos enfermedades causadas por el calor.

El cuerpo se enfría mediante la sudoración. En los climas calurosos, especialmente con altos niveles de humedad, la sudoración no es suficiente para enfriar su cuerpo. La temperatura corporal puede elevarse hasta niveles peligrosos.

La mayoría de las enfermedades causadas por el calor ocurren cuando permanece expuesto al calor demasiado tiempo. Hacer ejercicio o trabajar al aire libre también puede causar enfermedades por calor. Los adultos mayores, los niños pequeños y las personas enfermas o con sobrepeso tienen un riesgo mayor. Tomar algunas medicinas o consumir alcohol también puede aumentar su riesgo.

Las enfermedades relacionadas con el calor incluyen:

  • Golpe de calor: Una enfermedad peligrosa para la vida en la cual la temperatura corporal puede subir por encima de los 106° F en minutos. Los síntomas incluyen piel seca, pulso rápido y fuerte, mareos, nausea y confusión. Si ve alguno de estos signos, busque ayuda médica de inmediato
  • Agotamiento por calor: Una enfermedad que puede ocurrir después de varios días expuesto a altas temperaturas y sin suficientes líquidos. Los síntomas incluyen sudoración profusa, respiración rápida y pulso rápido y débil. Si no recibe tratamiento, puede preceder al golpe de calor
  • Calambres por calor: Dolores o espasmos musculares que ocurren durante el ejercicio intenso. En general, puede sufrirlos en el abdomen, los brazos o las piernas
  • Erupciones cutáneas por calor: Irritación de la piel por exceso de sudoración. Es más común en niños pequeños

Puede reducir el riesgo de enfermedades causadas por el calor bebiendo líquidos para evitar la deshidratación, reemplazar la sal y minerales perdidos y limitar el tiempo de exposición al calor.

Personas mayores, un grupo de riesgo

Las personas de 65 años o más son más propensas a tener problemas de salud relacionados con el calor. Si cuida de un adulto mayor vigile de cerca las veces que toma agua, si tiene aire acondicionado, se mantiene fresco o muestra signos de estrés por calor.

  • Los adultos mayores no se adaptan tan bien como los jóvenes a los cambios repentinos de temperatura.
  • Es más probable que tengan una afección crónica que cambie las respuestas normales del cuerpo al calor.
  • Es más probable que tomen medicamentos recetados que afecten la capacidad del cuerpo para controlar su temperatura o transpiración.

Manténgase fresco, manténgase hidratado

  • Quédese en lugares con aire acondicionado tanto como sea posible. Si su hogar no tiene aire acondicionado, comuníquese con el departamento de salud local o busque un refugio en su área que tenga aire acondicionado.
  • No dependa de un ventilador como fuente principal para refrescarse cuando haga mucho calor afuera.
  • Beba más agua que de costumbre y no espere a tener sed para beber.
    • Si su médico le limita la cantidad de líquido que puede beber o le ha recetado pastillas diuréticas, pregúntele cuánto debería beber durante los días de calor.
  • No use la estufa o el horno para cocinar, ya que esto hará que sienta más calor y que la casa esté más caliente.
  • Use ropa suelta, ligera y de color claro.
  • Báñese o dúchese con agua fría para refrescarse.
  • No participe en actividades físicas muy intensas y descanse mucho.
  • Esté pendiente de amigos o vecinos y pida a alguien que haga lo mismo por usted.
  • Siga los consejos adicionales sobre cómo prevenir las enfermedades relacionadas con el calor.

Bebés y niños pequeños

Nunca deje a un niño pequeño solo en un auto, ni siquiera con la ventana entreabierta. Tampoco cubra por completo los coches de los bebés con mantas, aunque sean delgadas porque no dejan circular del aire y aumentan la temperatura.

Adolescentes, jóvenes y adultos

Las temperaturas extremas pueden afectar a cualquier persona que esté haciendo ejercicio y provocarle un calambre o una insolación. En casos más severos, hasta puede causarle un golpe de calor.

Consejos básicos para todos

En una ola de calor, mantenerse fresco lo mantendrá sano. Las personas y los animales deben quedarse adentro. Si no tiene aire acondicionado, vaya a algún sitio que lo tenga como un centro comercial. Beba más líquidos, evite el alcohol y las bebidas con azúcar. Si sale, póngase ropa ligera.  Nunca deje a nadie —en especial a los bebés o niños pequeños, o a los animales— en un vehículo estacionado y cerrado. Para obtener más información, llame al 1-800-CDC-INFO.

DEJA TU COMENTARIO

NOSOTROS

No te preocupes, por tu proceso de Digitalización estamos aquí para poder ayudarlos. Centrarte en las cosas que realmente benefician a tu negocio y déjales a los expertos tu transformación Digital.

BLOGS RECIENTES

SÍGUENOS!