EN | ES

Pandemia de violencia doméstica

Durante el confinamiento las denuncias de violencia doméstica se dispararon en Estados Unidos.

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, señaló mayor repunte global de la violencia doméstica contra mujeres y niñas ocurridos durante la pandemia, debido a los confinamientos decretados por los Gobiernos durante la pandemia del COVID-19”.

“Sabemos que los confinamientos y las cuarentenas son esenciales para reducir el COVID-19. Pero pueden hacer que las mujeres se vean atrapadas con parejas abusivas”, declaró Guterres, quien hace hincapié que la violencia no solo radica en los campos de batalla.

Crisis y aumento de la violencia doméstica

La historia se suele repetir en momentos de crisis. En su experiencia estudiando casos de violencia de género, la profesora Stephens recordó que “la violencia contra la mujer aumenta en tiempos de inestabilidad tanto en las relaciones como en la sociedad”.

“Los estudios posteriores al huracán Katrina y durante la recesión de 2008 reportaron aumentos similares en la violencia contra las mujeres. Sin embargo, esta pandemia tiene una línea de riesgo adicional única, ya que nos vemos obligados a permanecer en el lugar”.

El peligro radica en que “este nivel adicional de aislamiento, que no tiene un punto final específico, también disminuye la capacidad de las mujeres para buscar ayuda. El aislamiento es una de las tácticas más comunes que usan los abusadores para controlar a sus víctimas”.

¿Cómo evitar los actos de violencia?

Ni parece, ni es sencillo, según los expertos. “Es difícil vivir con el enemigo dentro de la casa en una cuarentena forzada, legal y como tal obligatoria”, enfatizó Jorge Piña.

El especialista en salud mental aconsejó que “la víctima debe siempre mantener una fuente de contacto confidencial con el mundo exterior, ya sea una amiga, la iglesia, la familia, un trabajador social, consejero, doctor o por la vía de la escuela virtual, usando la enseñanza remota de los niños para alertar a las autoridades por la vía de los maestros”.

La abusada debe contar con “una posible vía de escape y salida rápida de emergencia, mantener el celular activo pero sin llamar la atención del abusador, y mandar señales de auxilio cuando sea posible -creativamente- y con mucho cuidado, por las redes sociales”.

“Lo que más importa es preservar la vida y evitar, a como dé lugar, cualquier feminicidio o abuso compulsivo contra los niños”, puntualizó el experto.

El Dr. Piña habló también sobre la posibilidad de darse un espacio dentro del propio hogar y citó uno de los casos que atiende actualmente. A ella le recomendó “irse por un tiempo a visitar a la mamá en Washington DC y dejar al esposo aquí en Brooklyn, por una semana, para calmar los ánimos, las asperezas, los malos entendidos, los insultos y la hostilidad, continuando la teleterapia por separados y a distancia”.

Por su parte, la doctora Stephens reconoció que ninguna historia es igual a la otra, y que muchas mujeres con hijos, “que no tienen independencia financiera, dependen de su pareja para su estado en los Estados Unidos”. Es por eso que “podrían tener que considerar opciones muy diferentes que una mujer que solo tiene que preocuparse por sí misma”.

¿Qué hacer si escuchamos, por ejemplo, que un vecino golpea o le grita a su pareja casi a diario?

“La Línea Nacional contra la Violencia Doméstica sería un gran recurso”, aconsejó la profesora Stephens. “Una vez más, su relación con la víctima en términos de cuán bien la conoce o siente que puede confiar en usted será realmente importante”.

Además insistió en que, de ser posible, “encuentre una manera de hacerle saber a una mujer que está siendo víctima que está allí para ayudarla. Saber que alguien le creerá y proporcionará un espacio seguro para escapar podría ser un punto de inflexión para que se dé cuenta de que hay opciones para irse”.

Finalmente, “lo más simple que puede hacer es documentar lo que escucha. Un diario escrito será una gran pieza de evidencia si la víctima decide escapar y presentar cargos. También puede compartir esto con la policía si necesita llamarlos”.

Línea Nacional contra la Violencia Doméstica

Stephens destacó que en la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica los asesores “tienen experiencia en responder preguntas, ayudar a desarrollar planes de seguridad y proporcionar información sobre los servicios”.

Esta línea cuenta con atención en varios idiomas, “también pueden conectar a las personas que llaman directamente con los recursos de violencia doméstica disponibles en su área local de llamadas. Todas las llamadas son gratuitas y confidenciales, por lo que las personas deben saber que hacer la llamada no significa que haya realizado ningún tipo de informe oficial o que haya iniciado un proceso, a menos que las personas que llaman lo deseen”.

Línea Nacional de Violencia Doméstica: Puede llamar al 800.799.7233 o visitar la página web.

A nivel nacional puede llamar a la LÍNEA DE AYUDA DE OWH: 1-800-994-9662y contactar por la página web de Women’s Health.

DEJA TU COMENTARIO

POST RECOMENDADOS

NOSOTROS

No te preocupes, por tu proceso de Digitalización estamos aquí para poder ayudarlos. Centrarte en las cosas que realmente benefician a tu negocio y déjales a los expertos tu transformación Digital.

CONOCE A NUESTROS PATROCINADORES

PRÓXIMOS EVENTOS

BLOGS RECIENTES

SÍGUENOS!