EN | ES

Protégete de emails fraudulentos

Cada vez es más común conocer de casos de fraude por correos electrónicos y sitios web falsos diseñados para robar información financiera.

Aunque es cuestión de sentido común. Puede ayudar a protegerse de este tipo de fraude siguiendo estos consejos:

Tenga cuidado si le piden información personal o empresarial

Los correos electrónicos que parecen provenir de una dirección conocida podrían ser falsos si le solicitan información personal confidencial. Pueden referirle a una deuda con su banco o a un pago pendiente de un servicio. Si es el caso, es preferible que contacte directamente con el banco o la empresa y verifique el pago y el monto. Nunca haga caso si le piden que pague a un número de cuenta que no es el acostumbrado. Tampoco si le solicitan claves de tarjetas de crédito o de sus cuentas bancarias.

Si recibe un email supuestamente de su entidad bancaria, no lo responda y no haga clic en ninguno de los enlaces del mensaje. Si ya respondió a uno de estos mensajes, debe reportarlo.

Los estafadores confían en la ingeniería social para aprovechar el comportamiento esperado de un empleado para abrir un correo electrónico, hacer clic en un enlace o abrir un archivo adjunto. Estos correos electrónicos falsos a menudo parecen provenir de un ejecutivo o gerente senior.

Los delincuentes intentan obtener información sensible o confidencial directamente de correos electrónicos falsos. Primero, averiguan con quién hace negocios su empresa. Luego explotan a los empleados enviando correos electrónicos que parecen ser de socios comerciales.

Los delincuentes también saben que es más fácil sacar provecho de las relaciones de confianza que intentar piratear una empresa. Aprovechar esa relación de confianza, ya sea con un gerente senior, ejecutivo o socio comercial, es más fácil cuando se hace pasar por alguien en quien usted confía.

Por lo tanto, verifique cualquier solicitud de transferencia electrónica. Utilice los medios conocidos para comunicarse con la entidad (por teléfono o correo electrónico). Revise si las solicitudes coinciden con facturas. Si se trata de un email dirigido a su empresa no haga ningún pago hasta estar bien seguro de que se trata de un email oficial. Contacte directamente con la persona o el asesor con quien se comunica.

ID de usuario y contraseña: Para acceder a ciertos servicios en línea, es posible que se le haya asignado una identificación de usuario y una contraseña para su uso exclusivo. Su identificación de usuario y contraseña lo protegen al confirmar su identidad en los sistemas de red informática. Para mantener la privacidad de sus cuentas, es muy importante no compartir su identificación de usuario y contraseña. Esté atento que al entrar en una página si le piden cambiar la clave o hacer otro proceso (seguro es fraude).

Mantenga a salvo su ID de usuario y contraseña: usando contraseñas diferentes para cada cuenta o aplicación en línea. No las publique en el monitor de su computadora, en la parte inferior de su teclado, debajo de su mouse pad o en cualquier otro lugar cerca de su sistema de computadora.
Cambie su contraseña al menos cuatro veces al año. Cambie su contraseña de inmediato si sospecha que alguien más la ha descubierto. Nunca dé su contraseña a nadie por teléfono.

Seleccione contraseñas seguras y tengalas en una agenda, en un cuaderno o en un documento con clave protegida. No use su nombre, apodo o iniciales (o el de cualquier miembro de su familia) en ninguna forma (ortografía hacia adelante o hacia atrás). No utilice su ID de usuario de ninguna forma. No utilice otra información sobre usted que sea fácil de encontrar. Esto incluye cosas como fechas de nacimiento, números de teléfono, números de matrículas, números de Seguro Social, direcciones y el tipo de automóvil que conduce.

No utilice el mismo carácter, como 333333, o teclas consecutivas en un teclado, como ASDFGH. No utilice palabras que aparecerían en un diccionario (inglés u otro). Pueden verse comprometidos fácilmente por programas de descifrado de contraseñas que utilizan diccionarios electrónicos.

Para proteger la información financiera, siempre cierre la sesión después de haber completado su negocio.

Protección de aplicaciones en línea: Para mantener la privacidad de su información, tanto la banca como muchas empresas usan tecnología Secure Socket Layer (SSL). SSL es un protocolo de seguridad para transmitir información en línea.

Muchos navegadores web admiten SSL y muchos sitios web lo utilizan para obtener de forma segura información confidencial del usuario, como números de tarjetas de crédito. La tecnología SSL codifica o cifra la información a medida que se mueve entre el navegador de su computadora y los sistemas informáticos de la empresa.

Cifrado: El cifrado, también llamado sesión segura, hace que la información sea ilegible para cualquiera que no tenga la clave de descifrado.

Cortafuegos y registros de actividad: Un firewall actúa como una barrera entre Internet y el sistema de red interna de la empresa, permitiendo que solo cierto tráfico entre y salga. Para asegurarse de que solo los usuarios autorizados tengan acceso a nuestros sistemas, las empresas realizan revisiones periódicas de los registros de actividad.

Correo electrónico: El correo electrónico transmitido a través de Internet normalmente no está protegido y puede ser interceptado y visto por otros. Es por eso que nunca debe enviar información confidencial o privada por correo electrónico no seguro. Nunca le van a solicitar que revele información confidencial, como su ID de inicio de sesión, contraseña, números de cuenta o número de Seguro Social por correo electrónico.

DEJA TU COMENTARIO

POST RECOMENDADOS

NOSOTROS

No te preocupes, por tu proceso de Digitalización estamos aquí para poder ayudarlos. Centrarte en las cosas que realmente benefician a tu negocio y déjales a los expertos tu transformación Digital.

CONOCE A NUESTROS PATROCINADORES

PRÓXIMOS EVENTOS

BLOGS RECIENTES

SÍGUENOS!