Ya sea que lo quieras vender o rentar, uno de los principales errores que se cometen es ponerle un precio incorrecto al inmueble.

Si es un precio muy por encima de su valor real, corres el riesgo de que no se venda o rente y si, por el contrario, es muy bajo, podría resultar en pérdidas para tu patrimonio.

A continuación, el portal inmobiliario Propiedades.com te ofrece algunas recomendaciones si quieres saber cuál es el valor de tu casa o departamento.

Consultar con un experto

El proceso de valuación de una propiedad es un proceso complejo, por lo que los precios pueden estar sujetos a cierto margen de error, explicó Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.

Para inmuebles a la venta, la fuente oficial para determinar cuánto cuesta una propiedad es a través de peritos valuadores, inscritos y aprobados.

Estos determinan el valor comercial de un bien raíz debido a la ubicación, el estado de construcción y conservación, el estado de ocupación y su uso, la construcción del inmueble según el plan de desarrollo urbano vigente y si es considerado monumento histórico.

En el caso de las rentas, un asesor inmobiliario puede realizar un estudio de mercado completo.

“Lo ideal es que busquen a un inmobiliario para que no inflen los precios, para que sean precios reales y justos, ni muy bajos, pero tampoco tan altos como para que los inmuebles se queden sin rentar varios meses”, señaló Rocío Uribe, socia directora de Quality Inmobiliaria Uribe.

Compara inmuebles similares

Si por el momento no buscas una valuación oficial, los expertos aconsejan realizar ejercicios de comparación de propiedades similares.

Aunque haya un precio medio, cada casa o departamento cuenta con particularidades que podrían incrementar o disminuir el valor.

Algunos factores que agregarían valor son nuevas obras de infraestructura o mejoras residenciales, como parques o ciclovías o si la plusvalía de la ciudad es mayor, cabría esperar valores más altos en todo el parque habitacional, indicó Leonardo González.

Rocío Uribe destacó que lo que más se tiene en cuenta es la ubicación, si está cerca del transporte público, de escuelas, hospitales o zonas de trabajo.

“Luego, se premia también la condición del inmueble, si está en buenas condiciones, recién pintado, con persianas, los pisos están en buen estado, los closets están limpios, están pintados, si todo el inmueble está en buen estado puede tener un mejor valor”, agregó.

Además, abundó que para obtener el precio debemos comparar entre inmuebles similares: “No vamos a comparar un departamento que tenga amenidades, con uno que no tenga. Tenemos que comprar los precios de la zona, con los inmuebles que sean similares en condiciones. Es decir, comparar el precio por metro cuadrado de departamentos que tengan por ejemplo dos recámaras, dos baños, dos estacionamientos y sobre eso obtener un precio promedio por metro cuadrado”.

Además, dentro de las fichas de publicación de las propiedades, puedes encontrar si éstas se encuentran por debajo o por encima del precio medio de la zona y sobre eso estimar qué otros elementos pueden darle valor.