María Antonieta Hernández, CEO de Community Networker y su hija María José Haggen, son dos mujeres que vienen  tejiendo historia comercial en Estados Unidos en la Florida con sede en Miami, se  levantaban juntas, las comidas las definían ambas, las decepciones las compartán, los éxitos no son esquivos, por sus vidas pasaron muchos retos, pero sin duda, uno de los que más sacrificio cuesta es terminar los estudios de su hija  y María Antonieta después de ver pasar muchas hojas de calendario junto a su hija,  trabajando con mucha dedicación, recibió el galardón que la acredita en Finanzas y Mercadotecnia por Florida International University, FIU Business.

Sea cual haya sido la opción, la constancia, perseverancia, dedicación y grado de responsabilidad hoy María José, agradece a su madre la dedicación y el esfuerzo para recibir este galardón, hoy su madre mujer de muchos éxitos repetidos han acumulado en esta ciudad tanto sol como experiencia, tesón y voluntad y han enfrentado retos imaginables en proyectos ejemplares.

Por esa razón, resulta tan importante destacar y felicitar un logro como éste en Mercadeo y Finanzas.

Para esta casa periodística, nos hace feliz  compartir con nuestros lectores el triunfo de esta mujer y saber que todo el esfuerzo ahora está plasmado en esta celebración que de seguro será una de las mas exitosas emprendida en su vida”.

Tenemos plena confianza en que lograrás todo lo que te pongas en mente. Has demostrado durante todos tus estudios que logras lo que quieres. Ahora tienes grandes puertas abiertas, para aprovechar todas las oportunidades.Saber que tomaste la decisión para llevarla a cabo cueste lo que cueste hace sentirme aún más orgullosa como tu mamá. Ahora sabes que tienes toda la confianza para lograr lo que siempre quisiste en la vida. Celebremos tu graduación juntos y felices. Una meta concluida y muchos proyectos por comenzar. En la graduación de mi hija María José Haggen, teníamos tantas emociones encontradas, recuerdos de cuando llegamos a Miami y ella tenía 8 añitos y nos sentíamos tan desorientadas, las dos solas y en un país desconocido, sin conocer a nadie, ni entender el sistema. Lo único que me motivó a venir fue un esperanza de algo mejor, sin saber cómo, ni por dónde empezar, sabía lo importante de empujar a mi hija hacia una carrera profesional.

Pero como dice la biblia cada día trae su propio afán y por eso es importante tener metas claras para poder llegar a ellas, porque a veces nos desenfocamos con las emergencias del día a día. Pero el martes cuando la nombraron en reconocimiento a sus logros, y pude ver que de los cientos de graduandos sólo 10 eran magna cum laude con un GPA de 3.8, sentí que el corazón se me salía del pecho, llena de orgullo y emoción al ver como ese era su logro personal.

De mi hija he aprendido muchísimas cosas, pero lo que más me estimula es su perseverancia y constancia a la hora de lograr sus objetivos y metas. Como mama entendiendo la importancia del rol de las mujeres en USA, hay que trabajar duro en calle para traer dinero a la casa, pero quiero decirles que recuerden que el tiempo de nuestros hijos debe ser sagrado, hay que escucharlos, ayudarlos, motivarlos, conversar con ellos conocer sus amistades entender que 70% sus logros, depende del tiempo y la dedicación de nosotros como padres, Somos la fortaleza espiritual y mental que ellos necesitan en su formación y estructura en la vida. Somos ese aplauso que ellos realmente quieren escuchar en sus vidas.

María Antonieta Hernández

Noticia publicada por El Notiloco