El Fondo Monetario Internacional estimó que, en su conjunto, la economía global crecerá un 3,7% en 2019. Sin embargo, en América Latina las cosas marchan diferente, ya que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el mayor riesgo para la economía de nuestro continente es una reducción abrupta del financiamiento externo.

Esa es la advertencia que hace considerando un escenario económico mundial de menor crecimiento, tanto en países desarrollados como en economías emergentes.

En su último “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe”, la Cepal explicó que la volatilidad de los mercados financieros y un debilitamiento del comercio global son una fuente de incertidumbre que seguirá rondando como un fantasma. El año pasado, todas las monedas locales se depreciaron en relación al dólar, al tiempo que aumentó el nivel de riesgo de los países latinoamericanos, así que no es buen augurio precisamente para este 2019: la región solamente crecerá un 1,7%.

La situación, sin embargo, no afectará de igual forma a todos los países latinoamericanos. Para la Cepal, los países que experimentarán una mayor expansión económica en 2019 serán República Dominicana (5,7%), Panamá (5,6%) y Bolivia (4,3%). Y los de peor crecimiento negativo: Venezuela(-10%), Nicaragua (-2%) y Argentina (-1,8%).

La economía venezolana viene creciendo negativamente desde hace años y la de Nicaragua se ha visto seriamente afectada por la crisis política que estalló en abril del año pasado. Argentina, por su parte, se vio obligada a pedir el rescate del Fondo Monetario Internacional en septiembre de 2018 y a comprometerse en la reducción del gasto público para bajar el déficit fiscal, loq ue afecta la producción y disminuye el crecimiento.

El crecimiento de República Dominicana

El país caribeño, que liderará el crecimiento regional en 2019, vive del turismo, la inversión extranjera directa y las remesas. Su fórmula incluye la entrega de grandes incentivos a las empresas foráneas para que se instalen en el país y un fomento del turismo que ha posicionado a Punta Cana, como uno de los mayores atractivos regionales.

Sin embargo, República Dominicana sigue siendo un país altamente desigual, donde la pobreza alcanza cerca del 30% de la población.

Y otros problemas que afectan a la nación caribeña tienen que ver con su nivel de endeudamiento y los escándalos de corrupción que ha tenido que enfrentar en los últimos años, donde el más conocido es el de la empresa constructora Odebrecht.

¿Cómo enfrentar el 2019?

La Cepal advierte de reducir la elusión y evasión fiscal, además de los flujos financieros ilícitos como tareas pendientes de América Latina este año. Otro desafío será el aumento de los impuestos directos para incrementar la recaudación fiscal.

Entre sus propuestas está que la inversión de los gobiernos se focalice en proyectos con impacto en el desarrollo sostenible, que ayuden a aumentar el crecimiento económico. Pero al mismo tiempo, sugiere tener cuidado con el aumento de la deuda pública y resguardar el gasto social.

La pregunta es cómo se hace todo eso al mismo tiempo: crecer sin endeudarse demasiado y seguir invirtiendo en los sectores más vulnerables. Un reto que persigue a los países latinoamericanos, especialmente cuando están expuestos a los vaivenes de la economía global, además de encarar sus propias realidades.

Fuente: Cepal