Con el tiempo se pierde energía física y mental, sobre todo en aquellas mujeres que comienzan a experimentar la falta de hormonas y, también, de testosterona. Ahora un minichip de testosterona introducido en el cuerpo ayuda a mujeres y hombres mayores de 50 años a sacar fuerzas para recuperar las ganas de hacer todo lo que uno se proponga. El “chip de la juventud” es un procedimiento que disminuye los efectos de la menopausia y andropausia, aumentando el apetito sexual.

Se trata de Rejuvchip, científicamente llamado los pellets de testosterona, un chip o miniesfera de testosterona antienvejecimiento con hormonas bioidénticas extraídas de un vegetal.

“La materia prima está hecha de una planta, puede ser soya o una papa dulce silvestre para convertirla en testosterona. La reacción en el cuerpo y en la sangre es idéntica a lo que tú ya produces en el cuerpo, por eso se llama bioidéntica porque lo que produce la planta es lo mismo que lo que produce el animal”, explica el Dr. Jabal Uffelman, ginecólogo especializado en medicina estética y antienvejecimiento, y creador del revolucionario implante Rejuvchip, un procedimiento donde la testosterona es introducida en nuestro cuerpo en su forma molecular natural sin alterar la fisiología normal.

Esta hormona bioidéntica, realizada en un laboratorio, se prepara en crema, cápsulas o inyecciones cada semana. En crema, entra en la sangre a través de la piel, y en chip, que se inyecta en el cuerpo liberando constante y gradualmente una dosis de esta hormona bioidéntica.

“El chip es mejor porque la crema se aplica una vez al día y a veces entra en el cuerpo y a veces no, pero con el chip la hormona siempre entra en el cuerpo y cuando miras la sangre puedes ver el nivel basado en la dosis que usas, si usas mucha dosis vas a ver en la sangre un alto nivel de hormonas”, aclara el Dr. Uffelman. “Lo mágico del chip es que las hormonas entran en el cuerpo como si fueran generadas por tus propias glándulas. Y el cuerpo quiere filtraciones constantes de forma natural”.

Aumento de la energía física y mental, mejora de la libido, constante sensación de bienestar, alivio de los sofocos en las mujeres en la etapa premenopáusica, pérdida de peso, aumento de la densidad ósea y mejora en el sueño, son algunos de los beneficios más importantes. Además ayuda a la piel, a los músculos, a la concentración, a la fuerza y mejora los dolores de las articulaciones.

Es muy difícil intuir la edad de Maribel Luna, una colombiana establecida en Boca Raton hace más de 22 años. Tiene casi 52 años, pero no los aparenta.

Hace tres años, a los 49 años, Luna inició el tratamiento del chip con testosterona porque “empecé a notar cambios extremos en mi rutina diaria y no quería tomar pastillas. Me notaba cansada con los comienzos de la menopausia, subí de peso, con pérdida de energía, y tenía menos disposición para hacer ejercicio y eso que hacía ejercicio todos los días de la semana, dos veces al día, con sofocos y cambio de temperamento, con menos tolerancia”.

Luna empezó a notar los resultados a las dos semanas. “Sudaba cada vez menos hasta que casi desaparecieron los sofocos. Se empezó a notar la energía. El tratamiento me ha mejorado todo hasta tengo una mejor actitud y disposición mental. Cuando tengo una clase de una hora de ejercicio la termino bien, hasta he bajado de peso porque estaba haciendo mucho ejercicio pero me sentía como hinchada, no bajaba, y sentía molestias en la rodilla. Ahora no. Llevo tres años muy contenta con los resultados, porque me ha mejorado el tono muscular y me siento joven mentalmente”, asegura Luna.

El apetito sexual es uno de los efectos más inmediatos. “Hace crecer la libido porque es una cuestión de testosterona, no solo se tiene más sexo sino que se disfruta más y sin efectos locales”, insiste el Dr. Uffelman.

“Claro que mejoró la libido”, confirma Luna “porque las ganas iban decayendo”.

Si paras de usarlo, el efecto se detiene. “Te quedas como estabas al inicio. Seguramente lo puedes usar toda la vida porque es un reemplazo de hormona”, precisa el ginecólogo que lleva 4 años implantando miles de chips en el Sur de la Florida. “Los hombres que lo usan no tienen que preocuparse tanto por usar viagra. Es más natural y conveniente el Rejuvchip: ni tiene efectos secundarios como la viagra, ni es peligroso si toman medicamentos para el corazón. La viagra ayuda mucho para la circulación, pero no ayuda en nada para el placer y el interés. La testosterona te sube la libido porque lo que te da son ganas”.

Los beneficios del Rejuvchip son iguales para hombres y mujeres, “lo único que no sufre el hombre son los sofocos de calor. Ayuda con los calores porque la testosterona se ha convertido en el cuerpo en estrógeno y usando el chip que solo tiene testosterona provee una fuente de estrógeno de forma balanceada”, cuenta Dr. Uffelman.

Uffelman dice que hay estudios que muestran que este chip ayuda a prevenir el cáncer de seno. “El estrógeno tiene riesgos de cáncer de seno. El chip es una manera de dosificar el estrógeno”.

Este chip, insertado con anestesia local tras una evaluación adecuada del paciente, se implanta en las mujeres en la parte superior de la cadera a través de una incisión de 3 mm. “Es un implante subcutáneo y es más conveniente que la crema porque el paciente no tiene que hacer nada. Está ahí y absorbe poco a poco”, explica el Dr. Uffelman.

El procedimiento tarda unos tres minutos y es relativamente indoloro. “En las mujeres, la incisión es en el área de la cadera a la altura del bikini, bajo la grasa cutánea de la mujer. En los hombres, son más chips con dosis más altas porque necesitan más testosterona y se ponen en el flanco, en la parte posterior de la barriga, que es donde más grasa tienen”, describe. “El chip se coloca con un instrumento que se llama trocar que coloca el chip por debajo de la piel de la grasa. En la incisión se pone un microporo que se queda ahí por tres días hasta que se cierra la incisión y a los tres días se quita el microporo. Es una cicatriz muy chiquita. Y siempre se vuelve a entrar en la misma cicatriz”.

Maribel Luna apunta que “todo es muy rápido. Te ponen una especie de cinta pegada en la piel y a los dos o tres días ya se puede retirar. No duele ni molesta. Durante los dos días posteriores al implante de chip no hago ejercicio, me quedo tranquila, y luego comienzo mi rutina porque adoro hacer ejercicio”.

Los efectos secundarios son escasos. “Solo los hay cuando la dosis es alta: ligero vello facial y acné, en hombres y mujeres”, dice el doctor.

“El único efecto adverso que he sentido ha sido un poquito de vello en la cara que apareció un poco más grueso al año, pero lo he removido con el láser. El cabello se pone muy lindo. De vez en cuando me sale algún acné en la cara, alguna que otra bolita sin importancia”, expresa Luna.Este chip tiene una duración de tres a cinco meses en las mujeres y seis meses en los hombres. El precio por dosis para ellas es de 400 dólares y de 700 dólares para ellos. Dos semanas después, empiezan a verse los primeros resultados. Una dieta alimentaria correcta y el ejercicio ayudan a mejorar los resultados.“Voy cada cuatro meses, cuando veo que me baja el efecto, y empiezan los sudores hago la cita para que me coloquen el chip”, indica Luna.Otros estudios dicen que estos implantes de testosterona son efectivos para controlar enfermedades como la fibromialgia, ansiedad y depresión, osteoporosis, Alzheimer, Parkinson y otras enfermedades con problemas neurológicos. “Es un tratamiento que ayuda a todos los tejidos del cerebro y al cuerpo en general porque, con el tiempo, todo el cuerpo se ve afectado por la pérdida de la juventud”, concluye.

Todos pueden optar por este tratamiento excepto las mujeres que tengan previsto quedarse embarazadas en los próximos seis meses y los hombres con cáncer de próstata.

“Es beneficioso también para las personas de 40 años, pero donde de verdad se ven los efectos de forma drástica es en la gente de más de 60 años. A ellos les cambia la vida de forma casi milagrosa”.

Más información: RejuvChip